CUIDANDO DEL AGUA, CUIDAMOS A NUESTRO PLANETA

¿Qué puede hacer cada uno en su hogar para cooperar?

El siguiente es un listado brindado por un grupo de expertos, todas estas opciones y acciones están a tu alcance. En cada actividad, en cada rincón del lugar donde vives, una pequeña modificación en tus hábitos a conciencia, puede cambiar el futuro del planeta. Una llave que gotea pierde casi 1.900 litros de agua por mes, la suficiente para bañarnos unas 100 veces. Con este dato escalofriante… ¿Por dónde empezamos a ahorrar? 

En el jardín o en el patio

  1. Procura lavar tu auto con un solo balde, ya que así estarás ahorrando más de 300 litros de agua en cada lavada.
  2. El horario en el que riegas influye en el ahorro de agua. Si tienes jardín, o plantas en la ventana o balcón, riégalos por la tarde o noche para evitar que el agua se evapore muy rápido debido al calor.
  3. En época de sequía no es necesario regar el pasto que se puso amarillo, porque no está muerto, sólo inactivo. Al regresar las lluvias volverá su verde normal.
  4. Cuando cortes el pasto, no lo hagas al ras. La altura conveniente es entre 5 y 8 cm. Así, las raíces se mantienen sanas y se retiene la humedad. No barras lo cortado ni rastrilles las hojas secas. Ayudarán a conservar la humedad.
  5. ¿Estás armando tu jardín? En los viveros donde compras tus plantas busca especies nativas; estas están mejor adaptadas al clima, y necesitarán entonces una menor cantidad de agua.
  6. Al usar aspersores colócalos solo en los lugares donde el agua es necesaria. Asegúrate de que el torrente de gotas no caiga en piedras. Limpia el patio o jardín con escoba y un balde de agua. No uses la manguera.
  7. Consume productos que no promuevan la tala indiscriminada de árboles y bosques, ya que ellos son los que retienen y conservan el agua que necesitamos.
  8. ¿Vas a lavar tu ropa? Reúne toda la que puedas. Utiliza la lavadora sólo con cargas completas para no desperdiciar agua. Hay además modelos que permiten usar menos líquido.
  9. Otro dato: no uses sólo la fuerza del agua para lavar, mejor hace un poco de esfuerzo con escobillas y trapos para eliminar la suciedad, y así ahorrarás líquido vital.
  10. Repara inmediatamente las fugas de agua en tu casa. Además, informa sobre cualquier fuga en la calle a la autoridad correspondiente.
  11. ¿Abriste la llave y esperas a que salga el agua caliente? Que haya siempre un balde cerca. Allí puedes recoger el agua fría que sale primero y luego usarla para regar, lavar o limpiar.
  12. ¿Cerraste bien todas las llaves de tu casa? ¿Seguro que no gotean?
  13. Cuando te hospedes en un hotel, verás que te ofrecen la opción de no cambiar tus sábanas cada noche, justamente para ahorrar agua. Opta por ello. Si te hospedas en un lugar que aún no sigue esta regla, sugiérela.
  14. Nunca viertas en el inodoro o lavaplatos, ácidos o solventes. El agua se envenena, así como las especies que viven en ella  (todos los ríos van a dar al mar).
  15. El papel higiénico nunca debe irse por el inodoro. Pone un cesto en el baño. Además de lo problemático que significa que baño se tape, el exceso de celulosa en el agua mata los peces.
  16. Biodegradable significa que un producto es capaz de degradarse por acción biológica. Esto quiere decir que el tiempo y las reacciones químicas de esa sustancia son favorables al medio ambiente. Si utilizas un producto biodegradable, usarás menos agua para enjuagar. Además, éstos no contienen fosfatos, sustancias muy contaminantes. Lee las etiquetas y asegúrate de que el producto que compres sea biodegradable. Para mayor seguridad, cómpralos en negocios ecológicos.
  17. No compres productos que contengan formaldehído y etanol. Son muy peligrosos para la salud y perjudican a toda la cadena de seres vivos.
  18. No uses fertilizantes artificiales para el pasto, ya que necesitarás más agua si crece demasiado. Además, estos productos envenenan la tierra y el agua, y matan la flora y la fauna del lugar.
  19. En todas las casas, el mismo artefacto es casi siempre acusado de ser el mayor derrochador de agua: ¡el inodoro! Cada vez que oprimes el botón, se pierden hasta 10 litros de agua. ¿Cómo ahorrar? Una posibilidad es cambiarlo por uno de bajo consumo (pasarías de 16 litros de descarga a 6 litros). Si no lo puedes sustituir, introduce dos botellas llenas de agua en el depósito. Esto reduce la cantidad de agua que usa (consumirá unos cuatro litros menos en cada descarga) y no afecta su eficiencia.
  20. Vigila siempre el estado de las instalaciones de tu baño para evitar que haya fugas en el inodoro. Si quieres asegurarte de que no las hay, un truco infalible es poner unas gotas de pintura vegetal dentro del depósito. Si el agua de la taza toma color, esto será una señal inequívoca de que se está perdiendo agua.
  21. ¿Desafinas terriblemente en la ducha? Estás perdonado, siempre que cierres la ducha mientras te enjabonas.
  22. Al lavarte los dientes, usa un vaso de agua: con la mitad del líquido te enjuagas la boca y con lo que sobra, el cepillo. Así puedes llegar a ahorrar más de 60 litros por día.
  23. Aféitate afuera de la ducha. Está comprobado que así se derrocha mucha menos agua.
  24. Nunca dejes el agua correr cuando te laves las manos o la cara. Pon un tapón y llena el lavatorio sólo con el agua que vayas a usar. Si quieres que el agua esté tibia, no la dejes correr hasta que salga caliente: tapa el lavamanos y mantén el agua que primero sale fría.


Vamos vecinos, a tomar conciencia en el ahorro de este vital elemento y también aprovechamos de ahorrar en nuestros consumos, todos juntos podemos hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web